Noticias

Problema viejo, Aspecto nuevo

28 de Feb de 2014
Categoría: Artículo

El rol de la inflamabilidad de muebles en las pérdidas ocasionadas por incendios residenciales ha sido debatida y estudiada durante décadas. Al centro de una nueva ronda de actividades, inevitablemente surge una pregunta clave: ¿y ahora… como seguimos?

Si usted se encuentra cómodamente sentado en su sillón favorito para leer este artículo, debería saber que ese lugar en el que está sentado ha sido objeto de gran debate durante...

Continuar Leyendo
décadas. Sillones, sillas y otras piezas de mueblería, muchas de ellas generosamente rellenas con materiales combustibles, juegan un importante papel en la propagación de incendios residenciales, en los daños a la propiedad, muertes y lesiones. Según estadísticas de NFPA, los muebles tapizados, siendo el primer artículo que se enciende o el artículo principal que contribuye a la propagación del fuego, han tenido un papel preponderante en casi un cuarto de todas las muertes producidas en incendios estructurales residenciales en años recientes.

La inflamabilidad de los muebles—la probabilidad de que una pieza de mueblería se encienda al ser expuesta al fuego—también contribuye a la creciente preocupación sobre bomberos combatiendo, como nunca antes, incendios cada vez más importantes y de más rápida propagación. La espuma de poliuretano que rellena la mayoría de los muebles tapizados de la actualidad, se enciende rápidamente y puede producir una combustión súbita de propagación veloz y generalizada en la vivienda. Según un artículo publicado el año pasado en The New York Times, el comportamiento de los incendios residenciales se ha modificado tan drásticamente en las últimas décadas, que el Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York ha comenzado investigaciones sobre nuevas tácticas para el combate de incendios, que dan tratamiento a la amenaza generada por las piezas de mueblería. Todo esto está sucediendo en ausencia de una normativa nacional que requiera pruebas de inflamabilidad para los muebles tapizados. Desde la década del 70, California ha requerido pruebas de inflamabilidad para todos los muebles tapizados que se venden en el estado, y estos requisitos se consideran, a nivel nacional, una norma de facto.

Inflamabilidad de muebles en números

Según un reciente análisis de NFPA sobre incendios en los últimos años, se ha encontrado que los muebles tapizados son responsables de:

  • La mayor cantidad de muertes por incendio ocurrido por ignición de cualquier artículo en los hogares estadounidenses
  • 8,900 incendios estructurales residenciales
  • 480 muertes—casi el 20 por ciento de todas las muertes ocurridas en incendios residenciales —840 lesiones y US$427 millones en daños a la propiedad cuando se encienden en primero lugar los muebles tapizados
  • 610 muertes—casi un cuarto de todas las muertes ocurridas en incendios residenciales—1,120 lesiones, y US$566 millones de daños en propiedades cuando los muebles tapizados fueron el artículo principal que contribuyó a la propagación del incendio
  • 1,900 incendios, 270 muertes de civiles, 320 lesiones en civiles y US$97 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era producto de tabaco encendido
  • 2,200 incendios, 130 muertes de civiles, 280 lesiones de civiles, y US$138 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era una llama abierta de otro incendio
  • 1,500 incendios, 70 muertes de civiles, 140 lesiones de civiles, y US$81 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición eran equipos en funcionamiento, tales como los calefactores ambientales
  • 1,400 incendios, 60 muertes de civiles, 220 lesiones de civiles, y US$69 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era una pequeña llama abierta, como una vela o cerilla
  • 1,300 incendios, 60 muertes de civiles, 130 lesiones de civiles, y US$150 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era una brasa, ceniza u otro objeto caliente o candente sin clasificar
  • 600 incendios, 20 muertes de civiles, 30 lesiones de civiles, y US$31 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición estaba sin clasificar, era otra, o una fuente de calor múltiple.
PARA LEER EL ARTICULO COMPLETO VAYA A: http://www.nxtbook.com/nxtbooks/nfpa/jla_201312-sp/